La furgorruta por Francia y Bélgica (I)

En algún sitio leímos que los viajes se viven tres veces, cuando lo preparas, cuando lo haces y cuando lo cuentas. Nosotros empezamos a prepararlo mucho antes, como nos gusta, en el jardín, con una cerveza, música y mucha ilusión. Planeamos un par de rutas posibles pero dejando siempre la puerta abierta a lo que surja. El verdadero plan es que sea el viaje el que vaya enseñándonos el camino y el propio camino el que vaya solucionando el viaje.

Una vez todo planeado llegó el día. La aventura comenzó rumbo a San Juan de Luz, que nos recibió con un atardecer de cuento. Un majestuoso sol nos dejó la sensación de  haber estar esperando por nosotros para ofrecer un espectáculo de luz indescriptible antes de continuar su viaje más allá del horizonte. 

Con las retinas aún teñidas de luz anaranjada y buscando más placeres para los sentidos nos adentramos en sus calles, empapándonos de olor a chocolate en mil formas y sabores, con frutos secos, naranja, frutas…..mmmmmm ( y si, ¡también de su sabor!). 

Para continuar con los sentidos, el oído no podía ser menos, por lo que decidimos dormir junto al mar con el relajante sonido de las olas.

El mismo sol radiante que nos despidió cuando llegamos nos dio la bienvenida al día siguiente, invitándonos a pasear por la punta de Santa Bárbara y disfrutar un poco de la playa antes de seguir rumbo a nuestra siguiente destino, la maravillosa isla de Rè

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s