La cerilla y la vela

Cuando un alma decide vivir una experiencia, la que sea, el Universo siempre encuentra la manera de lograrlo aunque a veces el camino no nos resulte confortable o no lo hubiéramos imaginado conscientemente así.

Buscando la luz se atraviesa la oscuridad. Y es permitiéndose recibir esa luz como resulta más fácil cruzar el túnel. No hay que dejarse vencer por el miedo pues la oscuridad que se nos plantea no es más que una zona que no hemos aprendido a iluminar. Muchas veces pensamos que alguien debe encender una vela para que podamos continuar cuando en realidad tenemos luz propia y somos capaces de alumbrar el camino por el que queremos ir. La paradoja está en que la luz que buscamos, la que está al final del túnel, es la misma luz que está dentro de nosotros y la misma que ha de marcar nuestra senda.

Pero sabemos que no es tan fácil y que aunque venimos programados para brillar aún así nos perdemos. ¿Por qué? Resistencias, miedos, inseguridades, vacilaciones, creencias erróneas, recuerdos dolorosos y una mente que a veces utilizamos en nuestra contra.

Mi historia es una historia de evolución sin terminar pues aún estoy en tránsito. Pero cuando la luz se comparte se hace mayor y por eso quiero compartirla. Si la cerilla no enciende la vela, ambas pueden quedarse sin luz. Pero muchas velas juntas iluminarán el mundo.

Lydia

night dark candle matches
Photo by Breakingpic on Pexels.com

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s